Low Cost Hosting | Free Web Space | Dedicated Hosting | Windows Hosting | FrontPage Web Hosting | Business Hosting
cheap web hosting
Search the Web

Cultivo de las Orquídeas


Cada especie requiere de un clima especifico de acuerdo al lugar, al hábitad y a las condiciones en las que crecen naturalmente. En general podemos detallar los siguientes factores

Temperatura.

Costa Rica presenta un clima que no tiene diferencias marcadas con respecto a la temperatura, no hay temperaturas criticas que nos limiten en el cultivo de las orquídeas, los géneros Cattleya, Dendrobium, Banda, y Oncidium pueden llamarse géneros tropicales, por que se desarrollan en zonas calientes con altitudes desde los 0 hasta los 1.000 metros sobre el nivel del mar. El genero conocido como Phaphiopedilum, requiere temperaturas mas frescas (Cartago y San José) que están el altitudes de los 800 hasta los 1.500 metros sobre el nivel del mar.

Las Orquídeas requieren temperaturas diurnas de 13 C a 32C y temperaturas nocturnas de 10 C a 21 C , dependiendo de sus necesidades particulares de cultivo. Ellas se dividen en tres categorías: de clima frío, intermedio y cálido, según donde crecen en su estado natural. Las de clima frío, como los Cymbidiums, Odontoglossums y algunos paphiopedilums se desarrollan en forma óptima con una temperatura nocturna de alrededor 10 C. Las de clima intermedio, como las Cattleyas, algunos oncidiums y una gran variedad de otras especies crecen mejor si la temperatura diurna fluctúa entre 18 C y 24 C y la nocturna se mantiene entre 13 C y 16 C. Las de clima Cálido, como las bandas y las phalenopsis, prosperan mejor a temperaturas de 21 C a 30 C de día y 18 C a 21 C por la noche. Muy importante es que exista un descenso de temperatura de 10 C a 15 C entre el día y la noche, diferencia a la cual están acostumbradas las orquídeas en la naturaleza.


Luz.

La luz es muy importante para que las orquídeas crezcan y se desarrollen bien. La cantidad de luz que los diferentes géneros de orquídeas pueden tolerar sin lesionarse varia grandemente, siendo importante considerar la etapa de crecimiento en que se encuentra la planta.

Cuando las orquídeas crecen bajo las condiciones correctas de luz, las hojas presentan una coloración verde claro, casi siempre con una superficie brillosa en el nuevo crecimiento y también la planta florece regularmente.

La cantidad de luz que requieren las orquídeas esta ligada a otros factores como la temperatura, humedad, y el viento. Entonces cuando hay alta humedad y poco viento es mejor poca luz. Cuando hay alta temperatura, es mejor disminuir a la mitad o a la tercera parte la luminosidad. Es por lo anterior que algunas plantas requieran estar en un invernadero, para estar seguros de que hay disponibilidad de la cantidad necesaria de luz para que crezcan mejor.

Aire.

El aire fresco después de la lluvia es especial para las orquídeas. Estas plantas necesitan de una brisa continua la cual contrae el calor, reduce la posibilidad de enfermedades y las provee de dióxido de carbono para el proceso de la fotosíntesis. El aire debe ser húmedo y estar a la misma temperatura bajo la cual crecen las orquídeas.

Es muy importante que las corrientes de aire no lleguen directamente a las plantas, ya que esto daña sus tejidos y la flor, de aquí la importancia de protegerlas.

Agua.

El éxito o el fracaso en el cultivo de las orquídeas depende en gran medida del momento óptimo para la aplicación del agua y de la cantidad que se suministra en cada riego. Este factor resulta difícil de generalizar para todas las especies.

Para regar las orquídeas se deben tomar en cuenta factores como la especie, la etapa de desarrollo en que se encuentra la planta, condiciones de luz, aire, el medio de la siembra, la edad, la época del año y también el clima del lugar.

Las orquídeas terrestres necesitan mas riego que las epífitas. Se ha observado que el exceso de agua es una causa importante de la pudrición del sistema radical. Por lo que es aconsejable contar con un buen programa de riego que sea adecuado para las plantas.

Se debe procurar mojar frecuentemente y a intervalos regulares. El medio de siembra debe mantenerse húmedo siempre, pero nunca sobresaturado.

El mejor momento para regar es en las horas frescas de la mañana, o muy temprano por la tarde de manera que no hay a humedad en las hojas cuando llegue la noche, ya que el exceso de humedad en ellas presentaría problemas por quema y en general fitosanitarios, cuando los rayos de sol les incidiera directamente a la mañana siguiente.

Cuando riegue nunca moje las flores, pues estas se manchan y su duración es menor, ya que se pudren rápidamente.

Regresar